jueves, 19 de febrero de 2015

El coaching y la mejor versión de nosotros mismos

Siempre había oído a hablar del coaching pero hasta ayer no había tenido la oportunidad de participar personalmente en una sesión. La verdad es que me sorprendió muy gratamente, me quedé con ganas de mas. Reflexionamos acerca de como está nuestra sociedad intelectualmente configurada en cuanto a nuestra gestión y uso de la inteligencia vs las emociones. 

En nuestra sociedad  alcanzar “el éxito” parece ser el reconocimiento esperado en todos los ámbitos de nuestra vida pero, que es para ti el éxito? El éxito puede llegar a ser tan objetivo como subjetivo al mismo tiempo… Y es cierto que, como nos mencionaba ayer nuestra coach, estamos educados de manera que creemos que nuestro coeficiente intelectual es mucho mas importante que nuestra inteligencia emocional. Y si no fuera así? Y si la mayoría de nuestros errores vinieran de exigirnos demasiado a nivel de formación y trabajo, errores de querer llegar a metas que no nos llenan solo porque queremos que terceras personas nos vean que sabemos como llegar. Y si nos estamos equivocando al querer ser mejores que otros solo por el reconocimiento que esto supone y no por la propia satisfacción? 

En nuestra sociedad estamos acostumbrados a tener en cuenta el estar y el tener, pero no el ser… y es por eso que otras culturas y civilizaciones, que sí se dedican plenamente a saber sobre quién son, están mucho mas avanzadas en el terreno de la inteligencia emocional. Debemos aprender a ser mas emocionales, que bueno sería que ya desde pequeños nos hablaran acerca de estas cuestiones! 

Personalmente pienso que no hay nada mejor que tener armonía entre dónde estamos, qué somos y qué tenemos. Y si a veces los cambios nos dan miedo es porque no sabemos gestionar nuestras propias emociones y pensamientos. A menudo nos faltan las herramientas, el propio conocimiento de nosotros mismos y llegar a la total aceptación de quién somos para trabajar qué queremos.

El coaching es una genial herramienta para reaprender sobre nosotros mismos, para reconocer los puntos fuertes de nuestra vida y a la vez trabajar en los puntos débiles.  Estamos tan cegados en ser excelentes que a veces no nos damos cuenta que nos equivocamos al pensar que pedir ayuda es un error. El coaching no es una terapia, es un empujón a la realidad, nuestra realidad. Te abre los ojos, te acompaña allí donde quieres llegar. 

El coaching nos empuja a trabajar en aquel que será el mejor y a la vez mas complicado trabajo de nuestras vidas: trabajar “nuestro yo” para crear la mejor versión de nosotros mismos.


Gracias Maite Granell Trias por la sesión de coaching en INSA, Barcelona.

1 comentario:

  1. Me encanta el coaching!!! Tanto que me he apuntado a un curso!!! :) buen post Marta!!!

    ResponderEliminar