jueves, 16 de abril de 2015

Carta a mi YO antes de ser YO

Si yo no fuera yo sería otro yo y sería tu. Es por esto que te empujo a que seas la mejor versión de ti misma y no te canses nunca de trabajar en eso. Arriesga, pierde, elige, cambia, conoce gente, pregunta, atrévete.

Cuida a tus personas igual o aún mas de lo que te cuidas a ti misma, como si fueran tu otro yo. Algunos de los mejores momentos de tu vida serán juntamente a ellas así que elige quien son tus personas y quiérelas mucho. A medida que pasen los años entenderás que las personas te aportan mas felicidad que otras cosas de tu vida. 

Fíjate metas y llega a ellas, si otra vez pudiste esta vez también podrás llegar aunque el camino sea mas duro. Cuando descubras tus limitaciones acéptalas y si hace falta cambia las metas o el camino hacia ellas. Nuestras limitaciones no siempre son defectos, en ocasiones nuestras debilidades tiene el poder de conseguir hacernos sentir fuertes.

Deja este trabajo que ni te llena ni te hace feliz y busca otro, sabes que puedes conseguirlo y que además lo mereces. Pasas la mayor parte de tus horas diarias en el trabajo y necesitas que tu trabajo sea también una de tus pasiones. Inténtalo siempre, al menos de eso no te podrás arrepentir.

Enamórate de una forma transparente, entiende que la perfección está en la esencia de lo que te aporta tu persona. Escucha, entiende y sé generosa, esa persona a elegido darte su valioso tiempo a ti. Haz que ese tiempo invertido valga mucho la pena. 

Ten cuidado con los miedos, de los errores siempre puedes aprender algo pero de los miedos no, así que intenta vencerlos todos, comete errores y aprende y reaprende constantemente. 

Y recuerda que aunque te digan siempre lo contrario, debes poder y querer hacer lo que quieres y no solo lo que crees que puedes. 

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar